ATRILES Y BANCOS

    El atril es uno de los elementos de soporte más frecuente, que según su tamaño o ubicación, puede denominarse de diferentes maneras. No obstante, su función siempre es la de sostener papeles o libros abiertos, a fin de que puedan leerse con mayor comodidad. De ahí que, su principal elemento estructural, sea un plano inclinado donde se colocan aquellos. El uso del atril es muy antiguo, pero hasta fines del siglo XIV no se generalizó en las iglesias para apoyar el misal sobre el altar. A este tipo de atril se le conoce como atrilera o atril de mesa.

    El atril de mesa de Santa María pertenece al tercer cuarto del siglo XVIII y presenta un perfil muy movido y temas decorativos vegetales muy carnosos, que se prolongan por las patas y el faldón delantero.

    Atril con pie. El soporte para el libro aparece sostenido por un águila.

    Bancos. Siguen el modelo general de la ciudad. Son del primer cuarto de siglo, y presentan tres pares de patas en forma de lira, unidas por chambranas y un travesaño en la parte posterior. El faldón, igual que el respaldo, es de forma mixtilínea.

* Extracción del libro "El arte de la Madera en Écija durante el siglo XVIII"
de Mª Mercedes Fernández Martín