ARCONES Y ARMARIOS

    El arcón es uno de los muebles más característicos del medieveo junto con cofres y arquetas. 

    El arcón de "El Hospitalito" es de proporciones cuadradas, se decora con cuarterones, con una cartela central que representa una "S" y sobrepuesta otra letra que podría ser la "J", en forma de clavo, ambas rodeadas de temas vegetales. Las mencionadas iniciales parecen corresponder a San José, por lo que el mueble haría pareja con el existente en la iglesia de Santa María, en el que el frente está ocupado por casetones que al centro originan una especie de H. Este motivo decorativo alberga una talla donde se representa a San José con el Niño.

        Armario, de 1712. Su ornamentación es a base de casetones que forman en el centro una cruz done aparece el rótulo de los libros que se contienen en el interior. Es obra del carpintero Alonso Tejero, rematándose por una crestería flanqueada por jarrones sobre pedestales, formada a base de roleos vegetales de composición muy simétrica que se abre en el centro para albergar el anagrama de María flanqueado por palmas, obra del escultor Francisco de la Vega.

 

    Armario, de la segunda mitad del siglo XVIII. Se levanta sobre una pequeña tarima, que hace las veces de soporte, decorada con un faldón ondulado. Sobre ella se sitúa un módulo con dos cajones. Las puertas del armario se apoyan  sobre dichos cajones que son de proporciones rectangulares, y se decoran con molduras onduladas, llevando cada uno un tirador. Los batientes de las puertas están decorados con registros mixtilíneos formados por molduras cajeadas, decorándose todos con un tema de rocalla en el centro. Se remata por una pequeña cornisa con pequeños jarrones en las esquinas. El mueble aparece policromado imitando jaspes, con algunos elementos  en dorado, con objeto de realzar la composición.

    Armario Empotrado. La puerta de este armario empotrado en la pared, es de una gran calidad artística. Se divide en dos hojas con remate superior mixtilíneo, decoradas con motivos geométricos, que recuerdan a los empleados en la yeserías, y los fondos tallados con motivos vegetales. El marco ancho, formado por varias molduras, termina en la parte superior en un arco mixtilíneo similar al que determinan los batientes de las puertas. Se eleva en el centro en forma de copete decorándose con un motivo vegetal de madera tallada. 

 

    Alacena. Su técnica y decoración son muy parecidas a una de las cajonerías existentes y a las credencias de la iglesia de Santa Bárbara. Presenta dos hojas rodeadas de un estrecho marco con decoración de escamas y acantos. Las puertas alternan registros cuadrados y rectangulares, decorándose éstos con rosetas y los otros con roleos vegetales muy volumétricos. Los fondos están pintados de rojo y la talla destaca por su dorado, otorgándose mucho más volumen a la decoración. En el centro, un pequeño pomo sirve de tirador.

    Tacas. Ubicadas en la sala de tacas de la parroquia, se pueden fechar en torno a 1771-1772 y presentan tacas de distinto tamaño que se agrupan entre sí. Hay tres con una sola puerta, dos con dos y cuatro con tres. La decoración de las hojas está formada por estrellas inscritas en un registro cruciforme que se unen, recordando las labores de lacería. Algunas de ellas presentan pequeños orificios estrellados para la ventilación. Los dos vanos de ingreso a esta habitación se cierran con puertas que reproducen la misma decoración. 

 

* Extracción del libro "El arte de la Madera en Écija durante el siglo XVIII"
de Mª Mercedes Fernández Martín