Écija nombra Hijo Adoptivo a

D. Esteban Santos Peña,

Foto del ActoEL Salón de Actos del Palacio de Benamejí acogió el día 6 de junio de 2011 el entrañable acto de entrega del Diploma acreditativo como Hijo Adoptivo de Écija al sacerdote D. Esteban Santos Peña, sevillano de nacimiento y ecijano de adopción.
El título de Hijo Adoptivo o Predilecto, la más alta distinción que otorga la ciudad, se reserva a quienes desde la sencillez, la humildad y la capacidad de sacrificio por los demás, llegan a ser ilustres, sin proponérselo.
Esta distinción como Hijo Adoptivo de D. Esteban Santos Peña fue solicitada por el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Écija por ser uno de los sacerdotes de la ciudad que ha ofrecido su vida a la enseñanza, interviniendo en la educación de cientos de ecijanos a lo largo de su amplia trayectoria vital. De hecho, han sido 50 años dedicados a su Parroquia, Santa María, y a su Colegio, el Colegio Santa María Nuestra Señora.
Don Esteban, reconocido como Arcipreste Honorario de Écija, ha visto pasar por su Iglesia a varias generaciones de una misma familia. Fue ordenado sacerdote en 1950 y sus primeros años como párroco los pasó en la localidad de El Rubio. En 1959 llegó a Écija, donde se estableció como párroco de las Iglesias de Santa María y Santa Bárbara. En 1962 fue nombrado cura propio de la misma, donde ayudó a crear, entre otras, las Hermandades de Jesús Sin Soga, la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío y la Hermandad de la Sagrada Mortaja; además de ser director espiritual de la Hermandad del Cautivo con sede canónica en su parroquia de Santa María y de la Hermandad de la Piedad en la Iglesia conventual de la Merced.
Ha sido durante más de 35 años Capellán de las madres Carmelitas Descalzas y en sus 53 años en Écija han surgido gracias a su dedicación vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada: 13 presbíteros, 3 misioneros, 4 religiosas de vida activa, varias religiosas de vida contemplativa y en la actualidad 2 seminaristas (uno en Sevilla y otro en córdoba).
Don Esteban continúa su labor sacerdotal como director del Colegio Parroquial y sacerdote adscrito a la parroquia, donde atiende a numerosos fieles en el archivo de Santa María, con vistas al patio-museo arqueológico sacro, el primero que hubo en la ciudad y cuyo promotor fue él mismo.

Seguimiento de la noticia por los medios locales:

enlace en EcijaWeb